Arianne tiene 23 años y se enamora de Gilles, su profesor de filosofía. Luego conoce a Jeanne, la hija del catedrático que tiene la misma edad que ella. Ambas descubren, desde sus experiencias particulares, los altibajos de la experiencia del amor.

Por Nadia Virgilio

L’Amant D’un Jour, del director Philippe Garrel y guion de Jean-Claude Carrière, narra en 75 minutos con una voz en off , la historia del profesor de filosofía Gilles (Éric Caravaca; Préjudice), su novia Arianne (Louise Chevillotte) y su hija Jeanne (Esther Garrel; 17 filles), las dos de 23 años.

Jeanne regresa a casa de su padre luego de que termina con el novio con quien vivía. Cuando llega, conoce a la amante y alumna de su padre. La primera, angustiada y en medio de una crisis, es auxiliada por la segunda, que le da consejos y la ayuda para conocer más gente.

Ambas se vuelven cómplices al guardar secretos de la otra que no quieren revelar a Gilles. A través de la convivencia e íntimas pláticas, las veinteañeras llegan a conclusiones y comparten las ideas y emociones sobre lo que les acontece.

Foto: Renato Berta

Esta película abarca una gama de reflexiones en torno a las relaciones interpersonales. Con una perspectiva romántica de éstas, las dos chicas descubren, desde sus experiencias particulares, los diversos matices de la experiencia del amor; tanto el romántico como el paternal.

La película en blanco y negro refleja justo los contrastes: la ruptura y la reconciliación, el enamoramiento y el desencanto, el impulso y el cálculo. La impericia de una joven que se zambulle en algo nuevo y la veteranía de un hombre que ha llegado al consenso consigo mismo de no pelear y no sufrir más. Observamos el principio y el final del amor.

También vemos en sus personajes femeninos, dos personalidades que a pesar de sus diferencias, se complementan en una inesperada amistad.

Foto: Foto: Renato Berta

A Jeanne, que vive el dolor que puede generar una ruptura, se le presenta un mundo de posibilidades con otros hombres, pero decide no indagarlo. Arianne, que experimenta el gozo de la infatuación, disfruta de “probar distintos sabores” y se entrega a sus deseos cuando se le apetece.

Amante por un día no es una gran pieza cinematográfica, pero justo la sencillez de la película la hace agradable de ver. Tiene un tono liviano y ágil, que recuerda a la nueva ola francesa de los años 70. Garrel trabaja con los recursos formales ya clásicos de ese cine y de su propia visión

El director francés plantea y va construyendo las problemáticas dentro de una relación, para que cada espectador genere su conclusión con base en la percepción individual de los temas que trata. Esa especie de “ensayo” del amor se repite en sus películas.

Foto: Renato Berta

De hecho este largometraje forma parte de una trilogía con Jealousy y In the Shadow of Women. Además de la mencionada conexión temática, el estilo es otra constante: voz en off, muchos exteriores, diálogos en bares y caminatas por las calles. Además sus filmes suelen durar menos de 80 minutos, son rodados en 21 días y cada escena se presenta en una sola toma.

No destaca particularmente el diseño sonoro, pero estéticamente está bien lograda. Otra cosa rescatable en el largometraje son algunas frases que resultan interesantes:

“Algunos son fieles a cosas que no les importan a los demás” le responde Gilles a su hija Jeanne cuando ella le externa sus dudas acerca del amor y la fidelidad. “Nuestra soledad nos hace pensar más, actuar más”, infiere la joven hacia el final del filme.

Foto: Renato Berta

¿Te Gustó? ¡Comparte con tus amigos!

¿Cuál es tu reacción?

confuso confuso
926
confuso
diviertido diviertido
462
diviertido
enojo enojo
232
enojo
amor amor
1156
amor
ganador ganador
578
ganador
fail fail
579
fail
geeky geeky
347
geeky
lol lol
115
lol
omg omg
925
omg
voyerista

Comments

comments